miércoles, 24 de febrero de 2010

El lugar del Tabernáculo

"Separar el tabernáculo del altar es separar dos cosas que por su origen y naturaleza deben permanecer unidas".
.

Su Santidad Pío XII durante la celebración de la Santa Misa
.
En la instrucción del Santo Oficio De arte Sacra, del 30 de junio de 1952, la Santa Sede insiste entre otras cosas en este punto: 'Esta Suprema Sagrada Congregación manda estrictamente que las prescripciones de los Cánones 1268 (2) y 1269 (1) sean observadas con la máxima fidelidad: La Santísima Eucaristía debe ser mantenida en el más distinguido y honorable lugar en el templo y, en consecuencia, como regla, en el altar mayor, a menos que otro sea considerado más conveniente y apropiado para la veneración y adoración debidas a tan gran Sacramento ... El Santísimo Sacramento debe ser mantenido en un tabernáculo inamovible colocado en el medio del altar'.
.
"Hay un punto, no tanto acerca de la presencia material del tabernáculo sobre el altar, sino referido a una tendencia respecto de la cual queremos llamar vuestra atención, que es una disminución de la estima hacia la presencia y acción de Cristo en el tabernáculo. Se considera que el sacrificio del altar es suficiente y en consecuencia se reduce la importancia de Aquel que lo cumple. Sin embargo, la persona de Nuestro Señor debe tener el lugar central en el culto, porque es Su persona la que unifica la relación del altar con el tabernáculo y les da su significado.
.
"Es a través del sacrificio del altar, ante todo, que el Señor se torna presente en la Eucaristía, y Él está en el tabernáculo sólo como una 'memoria sacrificii et passionis suae'. Separar el tabernáculo del altar es separar dos cosas que por su origen y naturaleza deben permanecer unidas".


Un altar católico con el sagrario en el centro.


Pío XII, discurso al Congreso
Internacional de Pastoral Litúrgica,
22 de septiembre de 1956



viernes, 5 de febrero de 2010

Aclaración


Con motivo de algunos acontecimientos protagonizados por algunos miembros de la Fraternidad San Pío X en la ciudad de Guadalajara contra un templo católico, ademas de calumniar oficialmente a nuestra Asociación en la Laguna, es necesario aclarar lo siguiente:


1.- La Asociación Una Voce México no tiene relación, no se involucra, y no le competen los problemas internos que pueda tener la Fraternidad San Pío X.

2.- La acusación del sacerdote Mario Trejo, superior de los Lefebvristas en México no tiene fundamento en virtud de lo expuesto en el primer punto.

3.- Cualquier comentario personal, que no tenga relación con nuestros objetivos y que no sea difundida en un sitio oficial, no representa el parecer de nuestra Asociación.

4.- Por ningún motivo podemos aprobar ningún acto de vandalismo contra un templo católico, y mucho menos durante la celebración de la Santa Misa por muy santo y piadoso que parezca.

De antemano seguimos rezando por una plena reconciliación entre la Santa Sede Apostólica y la Fraternidad San Pío X.


Arturo M. I. G.
Una Voce México en la Laguna