lunes, 7 de septiembre de 2009

Los Caminos de Dios.

Los Caminos de Dios no son los nuestros...


Catedral de Nuestra Señora del Carmen en Torreón Coah.


En una audiencia con Monseñor Don José Guadalupe Galván Galindo, Obispo de Torreón, me comentaba que el no podía creer que existieran católicos en pleno siglo XXI que pidieran la Misa Tridentina, pues ya había pasado mucho desde la Reforma Litúrgica emprendida por el Papa Pablo VI. También me decía que en un principio la gente asistiría a la Misa latina por curiosidad, pero una vez que se regularice su celebración, ya no iría mas gente a estas celebraciones, por la razón de que nadie entiende y por tanto no participa.

Sin embargo frente a todos estos comentarios, gracias a Dios el tiempo ha demostrado lo contrario, aun cuando solo hemos tenido dos Misas según el Misal tradicional, el interés por la Misa de Siempre en muchos católicos que asisten al Novus Ordo, sigue creciendo, no solo en las generaciones mayores, sino también en los jóvenes. Esto a pesar, de que no han cesado los comentarios nada positivos por parte de ciertos movimientos eclesiales, que obstruyen los esfuerzos del Santo Padre Benedicto XVI para rescatar el esplendor de la Liturgia Romana.

Aquí en la región Laguna como en muchos lugares, la Liturgia es aquello que esta en constante "cambio", y si existen nuevos elementos para "atraer" a las personas que dejaron de asistir a la Misa dominical, es preciso introducirlos sin ninguna reflexión. El axioma Lex orandi lex credendi, queda en el olvido. La supresión de las campanillas a la hora de la consagración, o las misas en favor de los "equipos de fútbol" donde por encima de Dios, se pueden escuchar porras a favor del Santos Laguna, es un ejemplo de la situación litúrgica en la Región. Todo este espíritu claro esta, es ajeno a la Liturgia, porque ya no es mas una acción sagrada dirigida al Señor, sino mas bien se ha convertido en una simple acción infructuosa para el hombre. Y de esta forma la Liturgia queda reducida a nada, y ya no es mas un asomarse del Cielo sobre la tierra como nos dice el Papa.
.
Desde luego todos estos abusos litúrgicos son lo mas "ordinario" en los templos de la comarca lagunera, producto de una nula formación en la riqueza litúrgica de la Iglesia. Mientras que los católicos que hemos descubierto las riquezas del Misal de 1962, con motivo de la publicación del Motu Proprio Summorum Pontificum, somos señalados de "sospechosos", haciendose evidente en los excesivos requisitos para acceder a la Santa Misa en su forma extraordinaria, a pesar de la voluntad explicita del Santo Padre Benedicto XVI de permitirla sin restricciones.
.
Lamentamos verdaderamente la Crisis de obediencia que en su ocasión denuncio el Secretario de la Congregación para el culto Divino, Monseñor Albert Malcom Ranjith. Este choque de autoridad entre el Pastor Supremo asistido por el Espíritu Santo y los Obispos que deben estar sujetos a él, es cada vez mas evidente cuando se trata de la Misa Tradicional pese al artículo 2 del Motu Proprio que dice: "Para dicha celebración siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita ningún permiso, ni de la Sede Apostólica ni de su Ordinario".
.
En este panorama aparentemente difícil, que es contrario al verdadero espíritu de la Iglesia, seguimos y estamos firmemente convencidos que la Divina Providencia nunca nos abandona, ya que donde parece que jamás brotaría algún interés por los tesoros que nos ofrece la Misa Tradicional, de la nada aparecen personas que quieren sumarse a nuestros esfuerzos por recuperarla. Esto lo veo como una esperanza de que esta próximo un nuevo amanecer para la Iglesia. Ademas que nos deja muy en claro que los caminos de Dios no son nuestros caminos. En ocasiones no son ni siquiera los caminos de las personas que han sido elegidas, ya que a veces para las mismas personas elegidas, los caminos de Dios son sumamente obscuros, y extraños. Y no son siempre comprensibles y claros a sus mentes.
.
Esto me recuerda al Motu Proprio Summorum Pontificum, que sigue siendo un signo de contradicción para muchos que se oponen al soplo del Espíritu Santo..
.
.
Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
.
.
Arturo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario